"Échale ganas y pon de tu parte para salir de la depresión" ¿te lo han dicho?

#depresion #terapia #psicología #tcc #reforzadores #inercia #placenteras

Itzel González García


Muchas veces usamos expresiones como “estoy deprimido/ tengo depresión” cómo si cualquier tristeza, melancolía o un mal momento fuera sinónimo de depresión, al igual que muchas personas tienden a resumir y minimizarla a frases como “Échale ganas”, “Pon de tu parte”, “Si no mejoras es porque no quieres”, “Solo es cuestión que te decidas” como si esa fuera la efectiva solución. Pero en realidad ¿qué es la depresión?, ¿es solo “echarle ganas”? ¿cuál es el mejor tratamiento?


La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido a la depresión como la principal causa de DISCAPACIDAD a nivel mundial. Es el trastorno MÁS frecuente en la población y se estima que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo. En el peor escenario puede llevar al SUICIDIO. Podemos decir que la depresión no solo es el trastorno psicológico con mayor frecuencia, es el que probablemente cause MAYOR DAÑO a la persona que la sufre ya que invade y modifica cada área de la vida de la persona, así como las personas de su alrededor se ven afectadas de igual forma.




La depresión es un conjunto de síntomas que se manifiestan por la PÉRDIDA DE INTERÉS y la incapacidad de sentir SATISFACCIÓN/PLACER por las actividades y experiencias de la vida diaria. Es un trastorno que afecta no solo el estado de ánimo, modifica el comportamiento, la manera de pensar y de concebir la realidad; se altera la visión de cómo uno se valora a sí mismo y la forma en que se piensa acerca de la vida, el futuro y los demás. Incluso existen afectaciones de carácter fisiológico como lo son el sueño, apetito y fatiga.


Así que no, NO es lo mismo un estado pasajero de tristeza y/o melancolía, que pueden ser consideradas como una reacción NORMAL Y SANA ante algún acontecimiento que se percibe como negativo o desagradable y que no afecta de manera significativa a la persona. Aunque si la persona pasa por un periodo prolongado de tristeza y no cuenta con los recursos necesarios para poder afrontarla y adaptarse comenzará a percibir cambios cognitivos, conductuales y fisiológicos que la llevarán a deprimirse.


Pero ¿qué ocasiona la depresión? Es cierto que la ciencia sigue sin poder responder varias interrogantes acerca de la depresión, una de ellas es el ORIGEN (etiología), hay que entenderla como un trastorno de origen MULTIFACTORIAL, es decir, existen diversas variables que pueden verse involucradas, tales como, las bases genéticas, desequilibrio bioquímico, enfermedades médicas sobre todo aquellas que sean incapacitantes, edad, sexo, redes de apoyo social, estilo de vida y cambios en la vida que sean percibidos como desagradables (PÉRDIDA DE REFORZADORES).





¿Pérdida de qué? Pérdida de reforzadores es el término que utilizamos en psicología cuando una persona se ve privada de algo que percibe IMPORTANTE y VALIOSO. Estas pérdidas pueden ser el fallecimiento de un ser querido, terminar una relación, cambio de domicilio, problemas económicos, diagnóstico de alguna enfermedad, etc. Incluso existen eventos que llevan a la persona a dejar de creer en valores filosóficos, religiosos o morales que han tenido toda la vida, por ejemplo, dejar de creer en la justicia o en Dios. Así como aquellos cambios que se perciben como aversivos, por ejemplo, mayor carga laboral. No por ello significa que siempre que perdemos algo nos vamos a deprimir, pero para que una persona se deprima es INDISPENSABLE que exista la pérdida de reforzadores.


Usualmente cuando existe una pérdida se presentará la tristeza. Esta a su vez conlleva cambios cognitivos, los pensamientos se vuelven oscuros, negativos y sumamente pesimistas, estos llevarán a la persona a emociones más desagradables y como consecuencia la persona comenzará a dejar de hacer sus actividades ya sean agradables, sociales o por obligación, lo que nos llevará a tener más pérdidas y esto producirá más dolor emocional y más pensamientos negativos, que llevarán a la persona a hacer menos cosas. A este estado lo llamaremos INERCIA.




Justo esta inercia es la CLAVE del por qué la depresión se MANTIENE. Todas las conductas que realizamos en nuestra vida cotidiana generan CONSECUENCIAS positivas y negativas. Las conductas con resultados AGRADABLES tienen un efecto favorable en tu estado de ánimo. Así que, lo que mantiene a la depresión no es tanto lo que sentimos o lo que pensamos sino cómo ACTUAMOS. Para que nos quede aún más claro el impacto de las actividades en nuestro estado de ánimo, pensemos en nuestro día favorito de la semana o el día más feliz de nuestra vida. Comúnmente el día favorito de las personas son los sábado o domingos, porque son los días que pueden ir al cine, al bar, salir con amigos, familia, realizar algún viaje, etc. Nuestro estado de ánimo tiene una fuerte relación con lo que realizamos.


Entre más actividades placenteras realices, es menor la probabilidad de experimentar depresión. Por desgracia, cuando una persona está deprimida, deja de realizar diversas actividades o puede continuar haciéndolas, pero ya no le generan el mismo placer o las percibe aversivas; por lo tanto, no está obteniendo esta CONSECUENCIA AGRADABLE, pierde reforzadores y su estado de ánimo se verá afectado. Muchas personas que sufren depresión sustituyen las actividades placenteras por estar acostado, dormido o sentado gran parte del día porque consideran una estrategia que les genera alivio, pero esta misma acción es la responsable de continuar perdiendo reforzadores que hará que la depresión se vuelva más y más grave.




Como lo ves, la depresión es más allá de solo sentir tristeza, es un trastorno demasiado complejo que NECESITA ser entendido y visualizado como un trastorno que afecta de manera SIGNIFICATIVA la calidad de vida de las personas que la padecen, así que NO, no es un “échale ganas”, mucho menos una exageración, es un problema de salud mental y se requiere de intervención profesional. Pero ¿Cuál es el mejor tratamiento? La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) es la terapia por excelencia de tipo no farmacológico para el abordaje de la mayoría de los trastornos mentales, entre ellos la depresión. Existe múltiples evidencias que demuestran su efectividad en el tratamiento de dicho trastorno. Sin embargo, últimos estudios demuestran que, en los pacientes con depresión más grave, la ACTIVACIÓN CONDUCTUAL muestra mayor eficacia que la terapia cognitiva. Para estos casos, se recomienda la combinación de fármacos antidepresivos y tratamiento psicológico de orientación conductual. Incluso existe evidencia que la activación conductual mantiene ventajas frente al uso de terapia farmacológica, ya que consigue mayor remisión en los pacientes y fomenta la adherencia al tratamiento.


Dado que la depresión es un trastorno complejo, este contenido solo es descriptivo e introductorio. Si conoces a alguien que padece o si consideras que tú pudieses presentar síntomas de depresión, ¡Acude con nosotros, ya que somos un grupo de expertos que podemos ayudarte!


Itzel González García es Maestra en Psicología de la Salud y Clínica y Maestra en Terapia Cognitivo Conductual por el Instituto Superior de Estudios Psicológicos experta en intervenciones de duelo y perdida de Barcelona España. Es colaboradora de Good Life Terapia. Si quieres una cita con ella contáctanos vía Whatsapp al 7714354421