top of page

Burnout: ¿Qué es? Y la importancia de tratarlo a tiempo

Por María Natalia Uribe Chagoyán


A partir de la pandemia por COVID-19, los factores que causan el burnout han incrementado. Por esta situación, es importante dar difusión sobre el tema, empezando por saber ¿qué es el burnout? Este se puede diferenciar en dos: el burnout como estado y como proceso. Como estado, conlleva un conjunto de sentimientos y conductas que se asocian con el estrés. Ahora, cuando el estrés sobrepasa las capacidades del individuo a la hora de afrontarlo, puede llegar a un agotamiento emocional extremo que le impida hacer su trabajo de manera adecuada, esto es el burnout como proceso.


Existen distintos síntomas, los cuales son importantes identificarlos para así lograr tratarlos a tiempo. Algunos de los síntomas son:


-Emocionales: depresión, desesperanza, irritación, apatía, desilusión, pesimismo, hostilidad, falta de tolerancia, supresión de sentimientos.

-Cognitivos: pérdida de valores, desaparición de expectativas, modificación de la manera en que uno mismo se percibe, pérdida de autoestima, ausencia de orientación temporal y/o espacial, pérdida de creatividad, cristicismo generalizado.

-Conductuales: evitación de responsabilidades, intención de abandonar el trabajo, desvalorización, autosabotaje, desconsideración hacia el propio trabajo, desorganización, evitación de decisiones, aumento del uso de cafeína, alcohol, tabaco y drogas.

-Sociales: aislamiento y sentimientos de fracaso, evitación de contactos, conflictos interpersonales, mal humor familiar, formación de grupos críticos, evitación profesional.

-Psicosomáticos: dolor de cabeza recurrente, dolor en articulaciones y/o músculos, pérdida de apetito, cambio de peso, disfunciones sexuales, problemas de sueño, fatiga crónica, enfermedades cardiovasculares, alteraciones gastrointestinales, aumento de colesterol, triglicéridos, glucosa, ácido úrico, entre otras.


El burnout, también conocido como "estar quemado" o "desgaste psíquico", puede prevenirse de distintas maneras. Uno de ellos es el enfoque de las tres R:


-Reconocer: conocer y analizar en caso de presentar alguno de los síntomas anteriormente mencionados.

-Reversa: proponerse deshacerse de los síntomas.

-Resiliencia: realizar acciones ante el estrés, cuidando la salud física y emocional.


Otras recomendaciones para prevenirlo son:


-Empezar el día con un ritual relajante: en lugar de levantarse de la cama una vez que despiertes, puedes meditar por al menos 5 minutos, escribir en un diario, estirar el cuerpo o leer algo que te inspire.

-Adoptar hábitos saludables de alimentación, ejercicio y sueño.

-Nutrir la creatividad escogiendo actividades que no tengan nada que ver con el trabajo.


Algunas estrategias que pueden ayudar en la recuperación del burnout son:

-Disminuir compromisos y actividades.

-Darse tiempo para descansar y reflexionar.

-Buscar ayuda profesional.

-Compartir la manera en la que te sientes con otras personas, para que te puedan ayudar.

-Apoyarse en seres queridos.

-Reevaluar metas y prioridades.








María Natalia Uribe Chagoyán estudiante de Psicología por la Universidad La Salle Pachuca y se encuentra realizando prácticas profesionales en Good Life Terapia.

31 visualizaciones0 comentarios
bottom of page