¿El dolor en el duelo es normal?

Itzel González García

“La idea de que uno morirá es más cruel que morir; pero menos que la idea de que otro ha muerto”. Marcel Proust


Nuestra vida es un cúmulo de vivencias, desafíos, alegrías y pérdidas. Usualmente pensamos en el duelo cuando ha habido un fallecimiento, pero no necesariamente es así, elaboramos #duelos ante cualquier #pérdida. Cualquier cambio en nuestra existencia implica una pérdida, del mismo modo que cualquier pérdida implica un cambio. Es la única constante en la vida, es omnipresente.

Abandonamos algo en cada paso que avanzamos en el transcurso de la vida. Lo interesante comienza cuando nos damos cuenta de que no solo elaboramos duelos en los cambios “negativos” también se producen en los “positivos”, un ejemplo de ellos pudiera ser mudarnos de ciudad, tener un hijo, cambiarnos de escuela, de grupo escolar, cuando recibimos un ascenso laboral, cuando nos casamos, etc. A pesar de que estos #cambios reportan felicidad, también tienen implícitas pérdidas de roles, de amistades, de actividades, responsabilidades, tiempo y así pueden concluir en un #duelo.

Lo que es importante remarcar es que no debemos centrar nuestra atención exclusivamente en lo que perdemos, debemos hacer un énfasis mayor en lo que significaba para nosotros y que tan valioso lo considerábamos porque, mientras más atesoremos aquello de lo que se nos ha privado, la pérdida será más significativa y es probable que el dolor sea mayor.

De las incontables pérdidas que tenemos en la vida, la #muerte es la #crisis más importante por lo devastadora que puede llegar a ser en la vida de la persona. Sobrevivir al fallecimiento de un ser que amamos puede ser uno de los más grandes retos de toda nuestra existencia. La muerte es el destino inevitable de todos los seres vivos, por más doloroso que sea pensarlo o imaginarlo, es el fin seguro de todos. Es universal y nadie escapa de ella.

Vivir el #dolor después de la muerte de un ser querido es una reacción natural, común y es completamente normal. Pero ¿si el duelo es algo natural, este es exclusivo de los seres humanos? La respuesta es no. Los seres humanos y otros animales se asemejan experimentando el dolor, la tristeza y el duelo. Tal vez si comprendemos más acerca del duelo podemos llegas a visualizarlo y vivirlo de mejor manera.

Existe la evidencia en incontables documentales donde se puede apreciar que los chimpancés en estado salvaje tras la muerte de algún pariente al que estaba apegados, entran en estados de tristeza, asilamiento, ensimismamiento y apatía. De hecho, muchas madres llevan en brazos a sus crías muertas, las acarician, limpian e intentan amamantar durante días. Los gorilas llegan a hacer rituales de muerte ya que velan el cadáver durante días.

Ciertos tipos de aves, como las grajillas, muestran nerviosísimo cuando un miembro de la parvada desaparece injustificadamente, cosa que no sucede cuando lo han visto morir a manos de un depredador o por muerte natural. Existen filmaciones donde los lobos se muestran aullando desconsoladamente y dando vueltas, dibujando un ocho, sobre el lugar donde murió su compañero. Nuevamente esto solo sucede en las muertes inesperadas.

Los elefantes muestran un profundo respeto hacia sus muertos, incluso solo abandonan a las crías cuando el olor a putrefacción se hace aparecer, y realizan rituales cuando se encuentran con los restos óseos de otro elefante. Rodean el cadáver con cuidado y respeto, incluso llegan a acariciar el cuerpo del fallecido. Lo más asombroso es que pueden recordar donde están sus muertos. ¿Alguno de estos comportamientos te suena familiares?

De la mayor parte de los comportamientos animales podemos decir que cuando la muerte es esperada, no golpea ni duele tanto. No sucede lo mismo cuando se trata de muertes que son inesperadas, estas llegan a generar una respuesta aún más intensa de #dolor y #tristeza, ¿Te sigue sonando similar? Todas estas curiosidades de la naturaleza nos ayudan a entender el funcionamiento de los seres humanos. A pesar de que la muerte siempre ha formado parte de nuestra vida, la mayoría de personas, no queremos sentirnos próximos a ella, la silenciamos, alejamos y nos genera angustia. Pero siempre, el dolor y la muerte nos acechan.

¿Pero por qué es tan dolorosa la muerte? No necesariamente tiene que ser un proceso difícil, dependerá de muchos factores, de hecho, si nos basamos en la estadística, el 80% de los duelos serán simples, es decir la persona con el uso de sus propios recursos podrá salir adelante, sin embargo, el 20% restante serán #duelos_complicados y requerirán la intervención de profesionistas.


Cuando alguien querido muere, nos emancipamos de toda unión con la persona. El mundo que conocemos no volverá a ser el mismo ya que la persona que murió no volverá a estar más en el, nosotros ya no seremos los mismos nunca más, cuando un ser querido muere, una parte de nosotros muere con ella. Es la pérdida de toda relación, del contacto con el otro y este a su vez rompe el contacto con nosotros mismos.

Este dolor, es el precio que debemos pagar por vincularnos con otra persona, es decir cuando yo me relaciono con otra persona y esta relación es muy significativa para mí, el día en que esta persona ya no esté, es muy probable que yo pase por un proceso doloroso.

El duelo lo podemos comparar como si existiera una ruptura en nuestro edificio interno, nuestras creencias acerca de la vida y de la muerte se ven afectadas. Es normal que después del fallecimiento de alguien importante para nosotros, nos lleguemos a cuestionar acerca de la muerte de otros seres o de la de uno mismo. Pero justo como sucedería con un edificio, para recuperarnos debemos reconstruir ese edificio interno. Tendremos que crear nuevas creencias que sean más maduras y que nos ayuden a funcionar de mejor manera.

Debido a que el duelo es un tema bastante complejo, ya que es una crisis de suma relevancia en la vida de las personas y está lejos de poderse resumir en un par de párrafos, este material es únicamente introductorio. Si conoces a alguien que este atravesando por un duelo, o incluso si te sucede a ti, acércate a nosotros.



Itzel González García es Maestra en Psicología de la Salud y Clínica y Maestra en Terapia Cognitivo Conductual por el Instituto Superior de Estudios Psicológicos experta en intervenciones de duelo y perdida de Barcelona España. Es colaboradora de Good Life Terapia. Si quieres una cita con ella contáctanos vía Whatsapp al 7714354421.

119 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo