¿El estrés financiero te está matando?

Si en el 2018 había más de 52 millones en situación de pobreza, ahora con la pandemia y la contingencia por COVID-19 estos datos parecen haberse disparado. Se estima que más de 11 millones de personas pueden haber caído en pobreza extrema en México, a partir de la contingencia sanitaria.

Mucha gente está perdiendo sus empleos, viendo reducciones en sus salarios, o experimentando carencias derivadas de esta crisis, que además de sanitaria es económica. ¿Es tu caso?

¿Sabías que esta situación puede ocasionarte algo denominado estrés financiero?

El estrés financiero es un estado anímico en dónde la persona experimenta, cansancio, alteración, pensamientos repetitivos, insomnio o alteraciones del sueño, angustia y presión por su situación financiera (deudas, pagos, gastos, imprevistos, etc.).



Como cualquier tipo de estrés puede afectar varias áreas de la vida, como el estado anímico en general, las relaciones personales, familiares o laborales, el estado de salud físico, etc. Algunas de sus consecuencias más graves pueden ser la baja de defensas, el aumento de riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular (hipertensión, infartos, eventos cerebrovasculares, etc.), aumento de glucosa (azúcar en sangre), problemas sexuales, irritabilidad y problemas para interactuar con otras personas importantes alrededor (familia, amistades, pareja, hijas e hijos, etc.).

Si bien, todas y todos lo podemos padecer en algún momento, es bueno saber, que la mejor manera de evitarlo es a través del control de nuestras conductas. Por eso, en este artículo te daremos algunos tips para mejorar tus comportamientos y disminuir tus niveles de estrés financiero:

  1. Mira todo en perspectiva

El dinero es un medio, no un fin, recuérdalo. Si bien todas y todos lo necesitamos para cubrir necesidades básicas, te sorprendería saber lo mucho que puedes disminuir gastos sin perder calidad de vida. Uno de los efectos del estrés es la afectación de la memoria y la concentración, por lo tanto, entre más estrés financiero tengas, menos soluciones creativas podrás generar. Te recomiendo priorizar, analiza que es realmente indispensable en este momento y qué puedes postergar para un momento con mayor abundancia. Agradece todo lo que sí tienes y trata de generar alianzas con las personas a tu alrededor para apoyarse. Las redes de apoyo son una estrategia muy poderosa para solucionar los problemas y también para sobrellevarlos.



  1. Haz un presupuesto realista

Tus gastos deben adaptarse a tus ingresos, no al revés, si estás en una situación económica compleja, no es momento para comprar ropa de marca, andar en auto, rentar casa cara o comprar el último smartphone. Reduce tus gastos, si tienes deudas trata de negociar con tus acreedores un plazo mayor para pagar, busca generar pequeños ingresos “extra” con cosas que ya sabes hacer, como mandados, ventas de comida, rifas, clases de regularización, lavado de autos, etc. El cielo es el límite en tu creatividad.

  1. Ahorra

Un serio problema en nuestro país, es la falta de ahorro, cómo casi nunca tenemos dinero, cuando lo tenemos lo gastamos y así nos quedamos sin dinero otra vez, lo que perpetúa nuestra pobreza. Pensamos a corto plazo, hoy tengo, hoy gasto, pero ese puede ser nuestro peor enemigo. Existen datos que indican que en México menos del 10% de la población ahorra constantemente.

Preferimos gastar en los tacos, las chelas, el regalo carísimo para quedar bien con algún familiar o pareja, los fiestononones del bautizo, los tres años, los XV, la boda, etc, etc, etc. Y sí, lamento informarte que esos gastos son los que tendrán metida o metido toda tu vida en el círculo de la pobreza y la experiencia del estrés financiero.

El ahorro es un hábito, es una cultura que debes de crear por tu propio bien, ¿qué hubiera pasado si hubieras enfrentado está crisis con un año de tus gastos guardado en el banco? La crisis seguramente te estaría haciendo lo que el viento a Juárez, así que super recomendación, primero ahorra lo que sea, lo que puedas, nada es poco para empezar, cuando veas la cartera engordar, le encontrarás el gusto.



  1. Privilegia las experiencias sobre las cosas

O no todo lo que brilla es oro. Existe sin fin de estudios científicos que demuestran que las personas que gastan su dinero en experiencias y no en cosas experimentan mayor bienestar (y por lo tanto menor estrés) que las que lo gastan en cosas. Tu pareja recordará más una caminata romántica en dónde le leas un carta de amor, que un nuevo accesorio, tus hijas e hijos recordarán más como jugabas con ellos y les contabas cuentos para dormir, que el juguete de moda que abandonarán después de tres días. Te sentirás mejor contigo misma o mismo realizando una caminata, preparando un té caliente de tu preferencia o relajándote 10 minutos, que comprando el nuevo molde super plus para tu almuerzo.

5. Acostúmbrate a la incertidumbre

Hoy más que nunca es cierto, que lo único seguro es la incertidumbre y eso usualmente da mucho miedo, pero el recuerda que el miedo paraliza, afecta tu forma de pensar y si bien tiene el propósito de evitar que te expongas de más a situaciones de riesgo, en ocasiones, puede tener el efecto contrario y hacer que permanezcamos en ellas por un largo tiempo. Tolerar la incomodidad, la incertidumbre y la dificultad, te ayudarán a ser más fuerte, pero además desarrollarás lo que yo llamó “callo”, esa capa gruesa que te protege y no deja que las cosas difíciles te lastimen, prueba un poco, estoy segura de que eres mucho más capaz de lo que crees.



Cuentános ¿qué te parecen estos tips?, ¿consideras que los puedes aplicar en tu vida diaria?

Si necesitas ayuda no dudes en contactarnos, estamos para procurar tu bienestar. Somos Good Life Terapia.

29 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo