top of page

Alcohol y alternativas saludables

Por Javier Higareda

Cuando se trata del consumo de alcohol, es importante conocer algunas cosas. El alcohol etílico, presente en las bebidas alcohólicas, afecta nuestro comportamiento, estado de ánimo y el funcionamiento cerebral, volviéndolo más lento. Sus efectos varían de persona en persona y dependen de varios factores, como la cantidad y velocidad del consumo, la edad, el sexo, el estado físico o anímico y el contexto cultural.


El alcohol puede hacernos sentir bien, más confiados, relajados, desinhibidos y sociables. Sin embargo, es importante recordar que estos cambios no dependen del alcohol y es mejor desarrollar habilidades sociales y emocionales sin depender de él.


El alcohol está presente en muchas celebraciones y fiestas, y su consumo está normalizado en algunas culturas. Su historia se remonta a miles de años, siendo una parte arraigada de nuestras tradiciones sociales. En algunos casos, el primer contacto con el alcohol ocurre en el ámbito familiar o con amigos, y ellos pueden tener un papel importante en su inicio y mantenimiento.


Aunque algunas personas pueden consumir alcohol sin problemas, no existe un consumo sin riesgos. Incluso una cantidad pequeña puede tener efectos significativos, y los beneficios para la salud son limitados en comparación con los riesgos, especialmente si existen otros factores de riesgo en juego.


Si deseas mejorar tu relación con el consumo de alcohol, aquí te presento cinco formas que podrían ayudarte:


1. Establece límites y metas claras: Define cuántas bebidas alcohólicas consumirás en una semana o elige tener días libres sin alcohol. Establecer estas pautas te dará mayor control y te ayudará a tomar decisiones conscientes.


2. Conoce tus límites y respétalos: Aprende a reconocer cuándo has tenido suficiente y evita excederte. Escucha a tu cuerpo y sé consciente de cómo el alcohol te afecta física y mentalmente.


3. Explora alternativas no alcohólicas: Hay muchas bebidas sin alcohol disponibles, desde refrescos y jugos hasta mocktails y tés especiales. Tener opciones alternativas te ayudará a reducir la dependencia y a disfrutar de momentos sociales sin necesidad de consumir alcohol.


4. Encuentra actividades y pasatiempos saludables: Busca actividades que no estén centradas en el consumo de alcohol, como deportes, arte, música o grupos de voluntariado. Esto te permitirá conocer nuevas personas, ampliar tus intereses y disfrutar de momentos gratificantes sin depender del alcohol.


5. Busca apoyo y compañía: Si sientes que el alcohol está afectando negativamente tu vida o te resulta difícil controlar su consumo, considera buscar apoyo de un profesional de la salud o grupos de apoyo como Alcohólicos Anónimos. Compartir experiencias con personas en situaciones similares puede ser de gran ayuda.


Recuerda que cada persona es única y que estos consejos pueden no aplicarse a todas las situaciones. Si sientes que tu relación con el alcohol está fuera de control o necesitas apoyo adicional, busca ayuda profesional.





Dr. Javier Higareda especialista en ansiedad, depresión, manejo de estrés, consumo de sustancias y trabajo con adolescentes. Cuenta con un Doctorado en Psicología por la UNAM y más de 9 años de experiencia en salud, adicciones y cultura. Es autor de publicaciones y ponencias nacionales e internacionales en temas de salud, estrés, ansiedad, adicciones y cultura. Además, es miembro de la AMEPSO, APA y SPSP.

Puede ayudarte con problemas vinculados con la ansiedad, depresión, manejo de estrés, consumo de sustancias y trabajo con adolescentes.

¡Contáctanos para agendar tu cita! WhatsApp: 77-14-35-44-21



96 visualizaciones0 comentarios

Yorumlar


bottom of page